dimarts, 8 de maig de 2012

UN MUNDO SIN HIELO


     Hace aproximadamente 56 millones de años el mundo era diferente. El Atlántico aún no se había abierto del todo. Los animales podían ir andando desde Asia hasta América del Norte pasando por Europa y Groenlandia. La Tierra era mucho más cálida que ahora. Pero en el paso del paleoceno al eoceno, la temperatura subió aún más, rápida y radicalmente, debido a una emisión masiva de carbono. Esto duró más de 150.000 años, hasta que el exceso de carbono fué reabsorbido. La vida en la Tierra sobrevivió, e incluso prosperó, pero cambió mucho. Ahora nosotros estamos haciendo lo mismo, hacer subir la temperatura del planeta con las emisiones de carbono.
     En los restos fósiles de unos organismos diminutos se ha observado que en el límite entre dos períodos evolutivos (el paleoceno y el eoceno) , hay un gran cambio en la proporción entre dos isótopos de carbono (variantes del átomo de carbono)  presentes en dichos restos. Esto indica que una cantidad enorme de carbono nuevo había inundado los océanos en el plazo de unos siglos. También se habría difundido en la atmósfera, y allí en forma de CO2, habría retenido el calor del Sol, calentando el planteta. Entonces todo el Océano se calentó. A comienzos de los años noventa, los mismos signos de calentamiento han sido observados por científicos en algunos sitios.  
PEDRO

Fuente: "National Geographic"