dimarts, 29 de maig de 2012

                                         EN VELERO Y A LO LOCO
   Un náufrago ruso que pasó dos días en una balsa en el Atlántico ha sido rescatado. El hombre, tenía ayer, cuando fué rescatado una ligera hipotermia, y había pasado dos días a la deriva, en una especie de balsa. La primera noticia llegó el sábado a las 10 de la mañana al Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Las Palmas. La noticia hacía referencia a un mercante que había avistado un velero semihundido a 33 millas al sur de Tenerife. Mientras se movilizó una embarcación para poder llegar hasta el velero que se hundía, en Salvamento Marítimo se recibió otro aviso de un centro de salvamento francés diciendo que alguien les había llamado informando de que había una persona a la deriva, en una balsa, dando una posición que se aproximaba mucho a la del velero hundido.
     Un helicóptero de salvamento despegó de Tenerife para rastrear la zona donde debía estar la balsa, pero no la pudo localizar. El teléfono fué clave en este asunto: el náufrafo ruso, en medio del Atlántico usó el único medio de comunicación que tenía a su alcance, un móvil. A bordo de su velero el navegante ruso quería llegar a América desde Tenerife. Tras varios intentos de dar el náufrago su posición a los centros de salvamento, y de enviar éstos un helicóptero para localizar la nave en el mar, al final el náufrago dió ayer lunes la posición adecuada y lo pudieron rescatar.

Pedro