dimarts, 8 de maig de 2012



¿Cuál es la flor más grande del mundo?
Se llama aro gigante, Amorphophallus titanum, y no solo es la más grande, sino la más pestilente. Además de superar los 2 metros de alto y los 10 kilos de peso, esta especie originaria de Indonesia desprende un fétido olor a carne podrida con el fin de atraer insectos polinizadores para asegurar su reproducción. Por eso se la conoce como la flor cadáver.
Pero quizá lo que más sorprende de esta planta herbácea y tuberosa es su ciclo vital. Por ejemplo, el espécimen que vemos en la foto floreció en el Jardín Botánico de Basilea, en Suiza, el 22 de abril de 2011, nada menos que 17 años después de germinar. Primero nace  la raíz; a los 3 meses brota la hierba, que crece hasta 6 m en 15 meses. Al morir las hojas, el tamaño del bulbo ya se ha triplicado y el ciclo recomenza, repitiéndose tres o cuatro veces en 17 años hasta que el tubérculo pesa unos 15 kilos y mide unos 2 m -el ejemplar de Suiza llegó a 1,93 m, pero el récord de altura lo tiene una planta que floreció en 2003 en Bonn (Alemania), con 2,57 m-. Eso sí, una vez abiertos los capullos, las flores solo viven dos o tres días, y el espádice amarillo con forma de pene gigante, una semana. Hoy hay en Europa unos veinte ejemplares, todos en cautividad.

¿Los arándanos curan la cistitis?
El zumo de arándanos rojos americanos o cranberry, Vaccinium macrocarpon, puede ayudar a prevenir esta infección del tracto urinario debido a su contenido en proantocianidinas de tipo A, que impiden que la bacteria Escherichia coli se adhiera a la vejiga. En los 80 años se descubrió que estos microbios pueden pegarse en las paredes del órgano urinario y ocultarse en las mucosas para protejerse de los antibióticos. Así, la medicación apliada limpia la vejiga de los microorganismos flotante, pero los que permanesen eternados en la mucosa resisten y pueden reporducir la cistitis cuando los antibióticos dejan de hacer efecto. en unas dos semanas.
En todo caso, la función de los arándonos es preventiva y hay que decir que las bayas europeas carecen de este efecto.

De la revista "Muy interesante"
Vyara