dimarts, 17 de maig de 2016

" ¿ Y SI PIERDO INDEPENDENCIA ? "

Algo que nops preocupa cuando iniciamos una relación o la convivencdia con nuestra pareja es perder independencia. Nos hemos acostumbrado a entrar y salir cuando queremos, a tomar decisiones sin esperar la opinión del otro, y ahora el amor nos lleva a una nueva situación que nos asusta por si nos perdemos a nosotros mismos. Tras ese temor se oculta un miedo inconsciente al fracaso y la decepción, y a la fustración que estos sentimientos pudieran provocarnos. En el fondo no nos molesta contar con la opinión del otro, sino el hecho de que unirnos a alguien hasta ese punto pueda hacernos salir escaldados del intento. Nos cuesta confiar en los demás, y si eso se asocia a sentimientos de amor y a un proyecto de futuro en común, el tema se agrava porque tememos entregarnos completamente (no vaya a ser que abusen de nosotros y acabemos sufriendo). Necesitamos comprender que covivir y mantener una relación no entorpece nuestra autonomía, sino que, por el contrario, enriquece nuestra existencia. Toma nota de estas cinco propuestas para mantener tu independencia en una relación y aprender a compartirla: 1. Respetad espacios. Es importante que mantengáis los lugares que sean solo vuestros. Así sentiréis que soys respetados como individuos. Si vivís separados, no no invadáis la casa del otro, sino respetad sus horarios y el lugar que acupan sus cosas. 2. Respetad tiempos. Igual que con los espacios, cada uno debe seguir teniendo tiempo para si mismo, y no solo durante las horas de trabajo, sino tambien en el tiempo libre. No siempre querreis estar juntos, a veces os apetecerá hacer cosas distintas, y esto es tan válido y necesario en la pareja como el compartir. 3. No perdáis las amistades.No importa si son amigos del alma o solo compañeros casuales. Es ne3cesario que cada uno se relacione con otras personas para ayudaros a ver las cosas desde otra perpectiva. 3. Mantened economías separadas. Ganar tu dinero te hará continuar valorandote y sentir que no pierdes independencia. Si no es posible, al menos cada uno debe tener de dinero para su manejo .Eso evitará sentir que dependes del otro. 5.Tomad vuestras decisiones. Está bien contar con la opinión del otro en temas conjuntos, pero no hace falta que sea así también en lo que os atañe solo a uno de vosotros. Font de la revista PSICOLOQIA NATIVITAT