dimarts, 10 de maig de 2016

Rigor

OCU PIDE Rigor y transparencia.

Solo 5 de las 36 oficinas bancarias a las que acudimos nos
ofrecieron, en la persona de alguno de sus asesores financieros,
un buen consejo de inversión. Es decir, el cliente que va buscando un traje
a medida acaba saliendo con un chaqué...¡pero de la propia entidad!

Nuestro análisis refleja que el asesor bancario no es tan asesor como un comercial
 bancario, que vela principalmente por los intereses de la entidad para la que
trabaja, aunque sea en detrimento del cliente.
Pero,¿lo sabe el cliente? De cara a la transparencia del sistema, creemos
 que la autoridades financieras deberían reconocer, sin tapujos,
que los asesores tienen una función básicamente comercial.

Además, a la hora de preguntar por la seguridad y la garantía  de los
productos ofrecidos, hemos detectado conductas engañosas en 6 de los 36
asesores con los que con los que ablamos. Un echo que debería alertar a los
inspectores del Banco de España y de la CNMV para que refuercen los
controles y las inspeciones en este ámbito. revista OCU.
sole