dimecres, 7 de novembre de 2012

Toda la vida me han ridiculizado

El suicidio de Tim Ribberink, un joven holandés de 20 años, victima de acoso através de internet, ha reavivado el debate sobre el uso de las redes sociales en el país. Su familia ha hecho un llamamiento a registrar todos los incidentes de acoso, así los causantes podrán ser detectados y perseguidos.
Siendo Tim presa de los ciberacosadores, cosa que nunca dijo, la semana pasada no pudo más, y les contó a sus padres la pesadilla de sus años de primaria y secundaria, donde empezó el tormento por "bullying" en las redes. Así, el pasado jueves, cuando sus progenitores trataban de asumir que no acertaban a ver su amargura, Tim se quitó la vida.

Alfonso