dimarts, 13 de novembre de 2012

EL PINGÜINO EMPERADOR: VELOCIDAD DE ESCAPE




     Torpe en tierra, el pingüino emperador atraviesa el mar rapidísimo Ahora los científicos descubren el secreto de su velocidad. Roger Hughes nunca ha visto un pingüino emperador en libertad, pero cuando los vió en un documental de la BBC, moviéndose rápidamente en el mar y dejando a su paso una estela de burbujas, se preguntó si dichas burbujas permitían al pingüino nadar con más rapidez. Buscando en la literatura científica, Roger Hughes (biólogo marino), junto con un colega suyo, concluyeron que el fenómeno nunca había sido estudiado, por lo que decidieron hacerlo ellos. Con ayuda de un ingeniero mecánico descubieron que los pingüinos aprovechaban el aire como lubricante para reducir la resistencia hidrodinámica y aumentar la velocidad.
     Cuando un pingüino emperador nada, la fricción de su cuerpo con el agua ralentiza sus movimientos. Pero durante breves tramos, el pinguino es capaz de duplicar o triplicar su velocidad, dejando escapar el aire atrapado entre las plumas en forma de burbujas diminutas. Las burbujas reducen la densidad y viscosidad del agua alrededor del cuerpo, lo que reduce la resistencia y permite al pingüino alcanzar entre 3,6 y 8,1 metros por segundo.
     La clave de esta velocidad está en las plumas. Ahuecando el plumaje aislan al cuerpo con una capa de aire. Mientras que otras aves tienen hileras de plumas con la piel desnuda entre una y otra, el plumaje del pingüino emperador forma una capa densa y uniforme. Como en la base de cada pluma hay filamentos minúsculos, el aire queda atrapado en una red finísima. Cuando el aire es liberado,  lo hace en forma de burbujas diminutas que crean una capa lubricante en la superficie de las plumas.


Pedro.
Fuente: "National Geographic".