dimarts, 24 de febrer de 2015

Animal noticias febrero 2015

Los suizos y la carne de mascota
Un grupo de activistas ha entregado al parlamento suizo una petición con dieciséis mil firmal para pedir a los ciudadanos que dejen de comer carne de perro o gato. Tal y como publica la BBC, "alrededor de un tres por ciento de la población come en secreto carne de animales domésticos". De hecho, y según Tomi Tomek, presidente de grupo de protección animal "SOS Chats Noiraigue", se trata de un plato común en numerosos hogares, sobre todo durante fechas destacadas. Aunque la Oficina de Seguridad Alimentaria del país ha asegurado a la BBC que en Suiza no ocurre tal barbaridad, dado que el bienestar de los animales es prioritario en el país, también ha aclarado que "lo que la ley prohíbe en vender carne de perro o gato, pero no hay ninguna aclaración sobre la posibilidad de que la gente coma carne de sus propios animales".

La ciencia contra el "Matabuitres"
La comunidad de científica ha dado una señal de alerta sobre el peligro para los buitres del diclofenaco, un medicamento empleado en el ganado, que acaba con la vida de estas y otras rapaces con un simple bocado y que podría extinguir a toda la población europea  en muy pocos años. Las evidencias contra el uso de este y otros medicamentos veterianrios se han consolidado hasta el punto de que se espera que esta misma semana la Agencia Europea del Medicamento (AEM) entregue su informe a la Comisión sobre la conveniencia o no de prohibir definitivamente su uso. Trescientos cientificos reunidos en Madrid en el XXII Congreso Español de Ornitología han reclamado al Ministerio de Sanidad, a la AEM y a la Comisión Europea que se prohíba "el uso veterinario del diclofenaco en Europa, y especialmente en España, debido el gran riesgo que supone para las poblaciones de aves necrófagas, principalmente de buitres y águilas".

La fidelidad de un perro
Desde hace un año la perrita Masha espera pacientementeen un hospital del distrito de Novosibirsk (Rusia) a que su dueño acuda a recogerla. Pero, por más que aguarde, el hombre no irá a por ella, pues falleció en el centro el pasado invierno, según ha explicado el director del hospital, Vladimir Bespalov. El animal se ha convertido en la mascota de los médicos, enfermeros y pacientes, muchos de los cuales le llevan comida a diario y le han preparado, incluso, una cama dentro de una de las salas de espera. Dos personas han intentado llevársela consigo a casa en varias ocasiones sin éxito. La perra siempre encuentra la forma de escapar y regresar al hospital. Dicen que los sentimientos verdaderos son eternos. Y muchas veces son los animales los que dan ejemplo de lealtad a sus dueños.
perro-espera

Vyara desde la revista "Pelo Pico Pata"