dimarts, 4 de març de 2014

Pitarra vuelve al pedestal

Desde un pedestal abarrocado erigido en la rambla , frente al hoy renovado y discotequero Teatre principal,
Serafín Pitarra, alias de Frederic Soler(Barcelona, 1839-1895),contempla intepertérrito el ir y venir de las
masas sin que nadie, salvo muy contadas excepciones, sepa de su vida y de su obra.Una escultura y poco
más para una figura clave de la dramturgia catalana.
Hace 150 años el éxito de l'Esquella de la torratxa marcó un punto de inflexión en el teatro en catalán, lengua que en pocos meses multiplicó su presencia en los escenarios(antes mayoritariamente en castellano)
para emprender su camino hacia la hegemonía.Hasta ese estreno de 1864 solo el 9% de la oferta era en
catalán.L'esquella de la torratxa.La compañía Egos Teatre (Ruddigore, La casa sota la sorra, El crim de
Lord Arthur Savile) Presentará del 7 al 9 de marzo una marzo una versión de esta zarzuela ambientada
en un pueblo catalán cuyo alcalde intenta comprar votos.
Hoy el propio Albertí abrirá los actos con la conferencia Fills de Wifredo el Pelut(això vol dir catalans),
y el 8  de abril será Toni Soler quien verse sobre el sentido del humor catalán en De Pitarra a Polònia:
com riuen els catalans. La exposición Pitarra 1864-1866, a partir del 28 de marzo, y la ruta literaria Pitarra:
de L'Hospital als jardins(29 de marzo) serán otros actos.
Xicú Masó, que triunfa en el Lliure con L'encarregat, dirigirá El cantador, el debut de la nueva jove compañía del TNC(del 2 al 13 de abril).
En mayo será Jordi Prat quien se enfrente a Liceisteis i cruzados, y Jordi Oriol cerrará las representaciones en junio con Safari Pitarra.Con estas actividades.Con estas actividades,Albertí pretende que el dramaturgo
baje del pedestal pétreo de la Rambla y suba más frecuentemente a los escenarios.