dimarts, 18 de març de 2014

ECOS DEL BIG BANG

   
     Lo que Einstein predijo hace cerca de un siglo ha sido encontrado al fin por un equipo científico internacional dirigido desde el Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian de los Estados Unidos. Se trata de las ondas gravitacionales que han aparecido en la radiación de fondo del Universo, popularmente conocidas como eco del big bang.
     El descubrimiento confirma que el universo se expandió a un ritmo exponencial en la primera fracción de segundo de su existencia. Esta teoría llamada inflación es uno de los pilaresde la cosmología moderna y da sentido a observaciones realizadas. Hasta ahora no se había encontrado ninguna prueba que confirmase la teoría de la inflación. Las ondas gravitacionales aportan esta prueba.
     Esto también relaciona por primera vez la teoría de la relatividad de Einstein y la física cuántica de Planck, dos teorías aparentemente irreconciliables aunque parezcan correctas.
      Detectar esta señal de las ondas gravitacionales es uno de los objetivos más importantes de la cosmología hoy día.
     El descubrimiento se ha hecho con el radiotelescopio BICEP 2. Se instaló a 2000 metros de altitud debido a que dicho telescopio observa una señal de ondas extremadamente débil que llega desde los confines del universo. El sitio es lo bastante alto como para que la señal no se pierda en las capas más bajas y densas de la atmósfera. También es lo bastante seco como para que la señal no se disperse con la humedad del aire. Y está lo bastante deshabitado  para evitar interferencias de teléfonos móviles  y telecomunicaciones.

Pedro. Fuente: "La Vanguardia".