dimecres, 5 de març de 2014

El arte del sexo y del erotismo

El museo de l'erotica amplia su colección con dos grabados de Picasso. El erotismo baña la producción de Picasso, con sus grabados de alto voltaje y la influencia de las estampas japonesas, que constituyen todo un subgenero en su obra. Picasso es uno de los grandes protagonistas en la nueva etapa del museu de l'erotica de Barcelona, que acaba de adquirir del pintor de la suite 347 realizada en 1968: Carro romano con amazona cayéndose, mujer desnuda y espectadores, y guiño al"baño turco" mujeres tomando el sol en la piscina. Un homenaje de tintes orgiásticos al sensual cuadro de Ingres, que también está en la base de sus mademoiselles d'avignon. Alfonso Extraído del diario El mundo.