dimecres, 2 de gener de 2013

Los recortes acabaran con el estado de bienestar


La economia de Grecia está plagada de corrupción. Los sucesivos goviernos griegos, socialdemócratas y conservadores utilizaron habitualmente el premio de un puesto de trabajo para ganarse los votos de su electorado, sobretodo en zonas rurales, creando fuertes redes clientelares. Kostas Tsiriskas, el jefe sindical de los funcionarios griegos, reconoce que hay que reformar la administración, pero rechaza la forma en que se está haciendo. Hay un objetivo en todo ello, privatizar los servicios públicos.