dimarts, 21 de febrer de 2012

UN CORAZÓN METÁLICO




Un enfermo de corazón que apenas podía moverse y respirar vive en casa gracias al implante de un miocardio eléctrico que recarga cada 6 horas.
Se trata de Eufemio García, de 57 años. Eufemio transporta en una mochila sujeta a su cintura unas baterías de las que surge un cable que se introduce en su cuerpo por un pequeño orificio hasta conectar con un aparato eléctrico que lleva insertado en el centro del tórax. Con este aparato sustituye las funciones que hacía su corazón hasta hace 3 meses y gracias a él ha recuperado la fuerza suficiente para salir de casa. Este aparato es redondo, tiene sólo 7 cm. de diámetro y es el primero en Catalunya que ha permitido al enfermo regresar a casa y llevar una vida pausada.
El aparato empalma el inicio del ventrículo izquierdo con la arteria aorta, absorbe la sangre ventricular y la inyecta en la arteria, 24 horas al día. A diferencia del corazón natural, el corazón de Eufemio no lanza la sangre al ritmo de las pulsaciones, sino que emite un flujo continuo de sangre. Esto facilita que su propio corazón descanse. Según el cardiólogo, Eufemio deberá recibir un transplante de corazón en un par de años, pero aún así la ganancia en calidad de vida es total, porque según el propio paciente antes del trasplante se ahogaba estando en reposo y tenía que dormir de pie o sentado.

Fuente: "El Periódico".