dimecres, 29 de febrer de 2012

Mobiles

El Mobile World Congress de Barcelona, la mayor feria de telefonía del mundo y una de las más importantes para la ciudad en cuanto a su impacto económico, comenzó ayer con varias buenas noticias. Por un lado, el fantasma del colapso debido a una posible huelga de transporte público quedó relegado a una opción que nunca llegó a acontecer. Por el otro, se conocieron más detalles del impacto que tendrá sobre Barcelona ser la capital mundial de la telefonía móvil hasta el 2018. Uno de los efectos será la creación de un hub (punto de encuentro) tecnológico que acogerá iniciativas de investigación e industriales siempre relacionadas con la tecnología y que marcará el futuro de la telefonía móvil. El centro creará, al menos, un centenar de empleos directos, según la organización.

Imágenes del salón. Abajo a la derecha, el Príncipe con los organizadores. DANNY CAMINAL

Imágenes del salón. Abajo a la derecha, el Príncipe con los organizadores. DANNY CAMINAL

Imágenes del salón. Abajo a la derecha, el Príncipe con los organizadores. DANNY CAMINAL

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 2 de la sección de Tema del día de la edición impresa del día 28 de febrero de 2012 VER ARCHIVO (.PDF)

«Alivio» es una de las palabras que más repetían fuentes de la organización y de la GSMA, organizadora del congreso, ayer por al mañana. Al final, el plan alternativo de transporte no tuvo que ponerse en marcha, y el miedo a que varias concentraciones enturbiasen el inicio del salón no se vio convertido en realidad. «Todo va bien si acaba bien», aseguraba un alto cargo del Govern. El congreso abrió las puertas con normalidad, incluso se evitaron las colas de otros años en la entrada. «Será un congreso que batirá récords», aseguraba John

Hoffman, consejero delegado de

GSMA, en el acto que sirvió para presentar Barcelona como capital mundial del móvil.

LÍDERES / El congreso espera recibir 65.000 visitantes y dejará en Barcelona 275 millones de euros este año, según la organización. Los líderes del sector están presentes (Sony y HTC se estrenaron el domingo, y ayer fue el turno de Nokia y ZTE, entre otras), y esta vez, además, el tiempo acompaña. Pero el Mobile World Congress es solo la guinda del pastel de la capitalidad mundial de la telefonía móvil. Pues, lo que realmente notarán los ciudadanos son todos los proyectos relacionados con esta capitalidad. El director general de Fira de Barcelona, Agustí Cordón, cifró en 3.459 millones de euros el beneficio que generará ser la Mobile World Capital, más allá del congreso, por todos los proyectos relacionados.

SEDE PROPIA EN EL 22@ / Uno de los pilares del proyecto que generará más valor será el Mobile World Hub, un organismo que centrará todos los proyectos industriales y de investigación que girarán en torno a la tecnología. El Mobile World Hub se situará en un edificio del distrito tecnológico del 22@, y en él se instalará la sede de la fundación de la Mobile World Capital. «Este centro creará un mínimo de entre 100 y 150 empleos directos», aseguran fuentes de la organización.

Desde este hub se busca canalizar todas las iniciativas industriales y de investigación relacionadas con el mundo tecnológico móvil, ya que buena parte del espacio serán laboratorios. La idea es que los líderes mundiales que tengan proyectos en movilidad acudan a Barcelona en busca de asesoramiento (la GSMA dicta estándares mundiales) y puedan, además, probarlas gracias a los laboratorios que se construirán. «Será un lugar de colaboración gracias a los acuerdos que firmaremos con los líderes creadores de tecnología y las operadoras», agregan las mismas fuentes de la organización.

CIUDADES INTELIGENTES / Además, en el centro se investigará sobre las bases en que girarán los avances tecnológicos en materia de movilidad de los próximos años, y se desarrollarán aplicaciones al respecto: pago a través del móvil, salud a distancia, ciudades inteligentes, programas para seguir el transporte de mercancías y personas y, además, aplicaciones para mejorar la experiencia de los usuarios en materia de ocio (música, cine, deporte).

Otra de los puntos fuertes de este proyecto de hub será la creación de un organismo de regulación y arbitraje en materia de telecomunicaciones. Este centro debe aún acabar de perfilarse, pero en un principio sus atribuciones se centrarían en la elaboración de estándares que después apliquen los principales fabricantes. Cordón reconoció que, tras la previsible marcha del regulador español CMT de Barcelona, el nuevo organismo podría devolver a la ciudad cierto protagonismo en esta materia a nivel europeo (aunque su función sería emitir recomendaciones pues la competencia de la regulación es estatal o europea).

El hub gestionará la parte industrial de la capitalidad, mientras que el congreso de móviles será la cita anual de reunión del sector. Para los ciudadanos se creará el Mobile World Center, donde podrán probar las últimas tecnologías, y el Mobile World Festival, que acogerá certámenes de cine y música.