dimarts, 15 de novembre de 2016

MIRA HACIA ADENTRO

Mirar hacia adentro está asociado con el color púrpura/violeta. Representa un día para estar a solas, al menos un rato. Estate en tranquilidad. Lee. Escucha tu alma interior. Deja el mundo de los negocios. Si hoy buscas dinero, se te escapará. Si te mantienes quieto y esperas, las cosas vendrán a ti. Estudia algo espiritual. Si lees las escrituras, este día elige Mateo 6. Trabaja en tus plantas del jardín. Realiza una larga caminata. Mantén la actitud abierta.

<>

Tengo fe en que el universo está en proceso de producir un enorme bien para mí. Así que, en silencio, me tomo el tiempo necesario para acudir a mi interior, estar en contacto con mi propia sabiduría interna. Veo con amor la naturaleza y toda su belleza. Siento renovación y frescor. Confío en que la vida cuidará de mí. Sé que cualquier cosa que necesite siempre estará ahí para mí. El poder que me da aliento me proporcionará todo lo demás con igual facilidad y libertad.


La humanidad está asociada a todos los colores del pastel. Representa un día en el que todo el mundo es nuestra familia. Ten humanidad. Ayuda a todos los que puedas. Ten generosidad y gentileza. Hoy no inicies nada; sólo termina lo que tengas. No compres nada, a menos que sea un regalo. Arregla armarios y cajones. Si no usas algo que tienes, regálalo o véndelo. Libera todo aquello que ya no te beneficia, tal como cosas, ideas, hábitos... Sé un artista. Usa tus talentos creativos. Es un gran día para una actuación pública. Lo que des te será devuelto, así que únicamente da lo mejor de ti. Cierra el capítulo de hoy porque mañana empezarás otro nuevo.

<>

El trabajo está hecho, el cielo está completo. Todo está limpio. Libero y dejo ir. Con alegría doy todo lo que ya no necesito. Tengo generosidad con mis compañeros de viaje en este planeta, ya que son mis hermanos y hermanas. Perdono y olvido. Doy abiertamente mi corazón y mis posesiones. Tengo entendimiento, me siento bien, es decir, en realización con lo que soy y siento plena satisfacción. Todo está bien en mi mundo.
La virgen Moreneta de la abadía de Montserrat.


Hay momentos en que el universo nos susurra "a cau d'orella". Sin necesidad de palabras, materializa en nuestro interior intuiciones tan transparentes como el agua. Es en estos momentos que la mente se escapa de lo cotidiano. Enmudece su diálogo, las luchas se paran y las ideas toman otro sentido. Nos lucen como joyas y, verdaderamente, nos entiquecen.



Nuria Rollón
15/11/2016

Pins d'Or

Cada uno de nosotros es en verdad una idea de la Gran Gaviota, una idea ilimitada de la libertad, y el vuelo de alta precisión es un paso hacia la expresión de nuestra verdadera naturaleza.

Richard Bach en Juan Salvador Gaviota

Trasciende tus límites
El pintor Vicent van Gogh afrontó su primer intento de obra maestra, The potato eaters, tras tomar el siguiente compromiso: He de pintar lo que aún no soy capaz para así aprender cómo hacerlo.
La clase de pensamiento que posee la audacia de la ausencia total de limitaciones. Éste es el nivel al que
me gustaría llegar.
Idea básica: un límite es el síntoma de un miedo y un miedo es una creencia deformada de la realidad.
Resulta que aquello en lo que crees es lo que se convertirá en tu siguiente realidad.
Pero, ¿cómo deshacerse de una limitación? ¡Ignorándola! Señálale un límite a un niño y lo conservará por
el resto de su vida. Los límites sobreviven en las mentes que los aceptan. Los atletas rebajan sus marcas
porque no creen en sus límites. Cristóbal Colón descubrió el continente de América porque ignoró los límites. Pero, ¿cómo identificar los límites? -Examina tus creencias y conocerás las reglas de tu vida. Tus reglas no escritas establecen a cada momento lo que te es posible y lo que no lo es. Eres libre de creer lo que quieras. Y en base a tu libertad, también puedes cambiar tus reglas.
No hay problemas imposibles sino mentalidades imposibles. Mas allá, el problema simplemente no existe.
Es ser más grande que el más grande de los problemas. Crecer por encima del problema para dejarlo atrás.
En realidad, ¡tu tamaño -y no el del problema- es lo que cuenta!
Es momento de ser feliz y de preguntarse si deseas jugar a un juego más fuerte para el cual deberás trascender tus techos de cristal. Este juego pretende sacar a la superficie toda tu grandeza.

Diez buenas preguntas para desatar la mejor versión de ti.
1.-  ¿Cuál es el mayor resultado que puedes imaginar?
2.-  ¿A qué nivel el éxito sería definitivo?
3.-  ¿Hasta dónde deseas llegar?
4.-  ¿Dónde estarías orgulloso/a de ti?
5.-  ¿Qué es lo que te retiene?
6.-  ¿En qué piensas en pequeño?
7.-  ¿Qué es lo que te pides? ¿Y lo que no?
8.-  ¿En qué no alcanzas tu máximo punto?
9.-  ¿Dónde puedes ampliar tu esfuerzo para conseguir el doble?
10. ¿En quién te convertirás cuando lo hagas real?