dimarts, 2 de setembre de 2014

ESPAÑA VUELVE A SER UN PAIS DE EMIGRANTES



     En España siempre ha habido la sensación de ser un país de emigrantes. Cataluña en esto presenta características diferentes. Hemos vivido unas décadas anómalas, en la que hemos asistido a la llegada masiva de población. Durante los primeros años del siglo XXI , España fue el segundo país del mundo que más inmigrantes reciibió, sólamente superada por Estados Unidos. España se equiparaba al resto de países occidentales. Ahora con la crisis política, social y económica, volvemos a ver que la población marcha, especialmente los jóvenes. Y tenemos la sensación de que volvemos a nuestra posición habitual, de ser un país de emigrantes.
     En un mundo globalizado, hemos de contemplar la migración como un fenómeno normal que forma parte del funcionamiento de esta sociedad y de esta economía. Hay quien viene y hay quien se va. Por otra parte, emigrar no ha de ser visto necesariamente como algo negativo.
     En el sector universitario ha habido mucha gente que tenia que marchar al estranjero en algún momento de su vida profesional, a veces en no muy buenas condiciones. Mucha de esta gente diría hoy que fue una etapa importante en su vida. También puede serlo para los jóvenes que marchan ahora. Lo importante no es si marchan, sino si lo hacen a disgusto o porque ven que las perspectivas de realización personal y laboral que esta sociedad les ofrece son inexistentes.

Pedro.
Fuente: "La Vanguardia".