divendres, 6 de maig de 2011

viernes, 6 de mayo de 2011 - 2l



Padres e hijos

"Que un funcionario decida el orden de los apellidos de mi hijos me parece disparatado"

05/05/2011 | Laura Albor

La originalidad, el cómo suena o el apego son algunas de las causas que llevan a cambiarse el orden de los apellidos. El Congreso de los Diputados alcanzaba ayer un acuerdo para que si en un plazo máximo de tres días los progenitores no se ponen de acuerdo sea un funcionario del Registro Civil quien decida. La fórmula no convence y las críticas no se han hecho esperar en la Red.

[ 17 ] En @Lainformacion, gente q quiere cambiar el orden de los apellidos a …
No es lo mismo López Santiago que Santiago López, González Pispisa que Pispisa González o Herrera García que García Herrera. En cuestión de apellidos el orden de los factores sí influye en el producto, o al menos eso piensan las decenas de personas que acuden cada día al Registro Civil con la intención de hacer cambios en sus nombres o en el de sus hijos.

"No me gusta como suena mi primer apellido con el primero de mi mujer” afirma Iván López, “estamos planteándonos utilizar los segundos apellidos pero como mi segundo apellido también es un nombre [Santiago], pues para evitar errores posiblemente pongamos primero el segundo de mi mujer, y después el segundo mío”.

En el caso de Iván, si finalmente deciden que sus hijos sean nombrados con sus segundos apellidos, lo conseguirán con facilidad, ya que hay una cuestión clave: tanto él como su mujer están de acuerdo.

Ahora bien, ¿qué ocurriría si Iván y su pareja no alcanzan un pacto? En tal caso, según se decidió ayer en el Congreso, será el funcionario del Registro Civil el que decida por ellos. Antes de llegar a esta decisión fueron muchas y de lo más variopintas las opciones que pusieron sobre la mesa los distintos grupos políticos, desde hacer un sorteo, hasta imponer el orden alfabético pasando por seleccionar como primero el apellido el menos común.