dimarts, 23 d’agost de 2016

Animales extintos que pueden regresar

Para que la des-extinción tenga una remota posibilidad, los cientificos primero tienen que acceder a información genética bien conservada. Esto descarta a los dinosaurios y a otras especies extintas hace mucho tiempo, pero hay numerosos proyectos  prometedores en marcha para revivir, restaurar o reproducir animales que desaparecieron  más recientemente. Usando una combinación de clonación, edición  de genoma y selección artificial, equipos de cientificos de todo el mundo están empezando a trabajar para devolver a la vida a animales extintos, o al menos a algunos de sus genes. Estos son tan sólo seis de los proyectos en marcha actualmente.

Mamut lanudo
El último de los mamuts lanudos murió hace 4.000 años, pero gracias a su hábitat helado, hay algunos especímenes extremadamente bien conservados. El Dr. George Church y su equipo de la Universidad de Harvard están intentando revivir lña especie poniendo genes de mamut en el ADN de células de elefante  asiático. Esas células modificadas se reprogramarán para producir células madre, que luego se usarán para producir células sanguíneas, células capilares y células adiposas. De esta forma se podrán estudiar a pequeña escala los efectos de los genes  de mamut, allanando el camino para producir un hibrido vivo de mamut y elefante asiático.


Paloma migratoria
Hace mucho tiempo había miles de millones de polamas migratorias en Norteamárica, que contabilizaban hasta el 40% de la población total de aves, pero al comienzo del siglo XX desaparecieron todas ellas. Los cazadores profesionales acabaron con la población hasta que sólo quedó un ave en cautividad en el Jardín Zoológico de Cincinnati (murió en 1914). En 2002, la Dra. Beth Shapiro y su equipo secuenciaron el ADN de la paloma migratoria, y en 2012 ya habían obtenido muestras de más de 50 aves de taxidermia diferentes. Usando como mapa el genoma de un ave relacionada (la paloma de collar), están intentando volver a crear la paloma migratoria.
 

Talacino
Los tilacinos, también conocidos como tigres de Tasmania, fueron cazados hasta que se extinguieron por orden del gobierno de Tasmania, y el último espécimen murió a causa de negligencia en el zoo de Hobart en 1936. El profesor Michael Archer y su equipo de la Universidad de Nueva Gales del Sur están trabajando para restaurar los tilacinos en su hábitat natural usando ADN de un cachorro de tilacino conservado en alcohol en 1866. Los tejidos blandos del cachorro están muy contaminados, pero los duros, como los dientes, contienen genes de tilacino inalterados. El equipo está  trabajando en formas de insertar esta información genética en el genoma del diablo de Tasmania.
   

 Desde la revista "Cómo funciona" Vyara