dimarts, 30 d’abril de 2013

UN PLANETA FERTILIZADO


     Si no tenemos cuidado, la agricultura podría destruir nuestro planeta. ¿Cómo podemos cultivar todos los alimentos que necesitamos con menos productos químicos?
     El nitrógoeno es el motor de la agricultura, la clave para lograr la abundancia de alimentos en nuestro mundo superpoblado.
     Sin el nitrógeno no funciona el mecanismo de la fotosíntesis: no se pueden formar proteinas y ninguna planta puede vivir. Los cereales como el maíz, el trigo y el arroz son cultivos de crecimiento rápido de los que depende la humanidad para sobrevivir y son también unas de las plantas más necesitadas de nitrógeno.
En la química moderna mediante unas grandes fábricas se obtienen los fertilizantes ricos en nitrógeno que las plantas necesitarán. Estos abonos nitrogenaos sirven para obtener grandes cosechas. Sin ellos, la civilización humana no podría existir, ya que el suelo de nuestro planeta no podría proporcionar alimentos para todos.
     El problema es la contaminación. El nitrógeno liberado asfixia la flora y la fauna salvaje de los lagos, contamina las aguas subterráneas y está calentando el clima del planeta. El aire y el agua, debido a esto, cada vez están menos limpios.

Pedro.
Fuente:"National Geographic".