dimarts, 26 de març de 2013

Conexiones biónicas

Un nuevo método para conectar brazos y manos artificiales al sistema nervioso podría permitir que el celebro controlara las prótesis con la misma facilidad que si se tratara de las extremidades de nuestro cuerpo

EN UNA DE LAS ESCENAS MÍTICAS DE LA CIENCIA FICCIÓN LLEVADA AL CINE, LUKE SKYWALKER mira su mano y su antebrazo nuevos. El héroe de.LA GUERRA DE LAS GALAXIAS mueve sus dedos mediante la extensión y la contracción de pistones que se muestran a través de una pequeña placa abierta en la muñeca. Siente luego el pinchazo del cirujano robótico en un dedo. No es solo que SKYWALKER pueda mover la prótesis con el pensamiento, es que además la siente como si fuera su propia mano.

Combinación de aferencias sensoriales y motoras 
Para bien o para mal, gran parte del progreso en el diseño de prótesis se ha producido gracias a conflictos armados (los más recientes, las guerras de Afganistan y de Irak). No obstante, hasta hace tan solo unos años, los diseñadores se concentraban sobre todo en las extremidades inferiores, no en las superioras. El desarrollo de piernas prótesis que permitan caminar y correr es una propuesta se ingeniería mucho más sensilla que concebir una mano artificial que posibilite a su usuario destapar frascos o mecanografiar en un teclado de ordenador.
Dos estrategias principales
El primer paso para la construcción de una interfaz útil entre el cuerpo y una extremidad protésica consiste en decidir en qué parte del sistema nervioso colocarla. A los diseñadores se les presentan dos opciones: interaccionar con el sistema nervioso central (mediante una conección al celebro o a la médula espinal) o ir más lejos y operar con el sistema nervioso periférico, cuyos nervios se extienden principalmente entre la médula espinal y el resto del organismo.
Cómo conectarse al sistema nervioso
 Se ha construido una especie de adaptador que permite, en ratas, conectar nervios vivos en un extremo con filamentos conductores de electricidad en el otro. Si la estrategia funciona, podrán emplearse en un ser humano tales puentes biohíbridos para unir nervios seccionados, de suerte que un dispositivo protésico pueda moverse y sentirse como una mano natural.
Futuro probable
Para conseguir la creación de un <> entre el sistema nervioso periférico del hombre y una prótesis habrá que recorrer varias etapas. Primero, se hará que nervios cultivados en el laboratorio (verde) crezcan en el borde de los microfilamentos conductores de electricidad (gris). Luego, se separarán suavemente la neuronas y los axones se estiraran. Tras montar el puente cerca del munón, los axones del receptor (rojo) se extenderán a lo largo del puente, lo que permitirá que las señales vayan y vengan entre el cuerpo, la médula espinal y el miembro artificial.


Vyara
desde la revista "Investigación y ciencia"