dimarts, 3 d’abril de 2012

La obesidad

Un problema muy gordo
Tener sobrepeso o, especialmente, estar obeso es un factor de riesgo para una lista de dolecensia que no cesa de engordar. La medicina detecta nuevas efectos colaterales asociados a los kilos de más.

 Señales de hartazgo. Que la obesidad sea tan insana se debe, en gran medida, a la idiosincrasia de los adipocitos, (Son las células de grasa que forman el tejido adiposo en el organismo.Contienen energía en forma de triglicéridos y colesterol) que no funcionan como un almácen pasivo, acumulando reservas a la espera de que el cuerpo las demande. Muy al contrario, las células de la grasa bullen de actividad y actúan como una enorme glándula endocrina que fabrica sustancias importantes para nuestra salud. Por ejemplo, tras cada comida, el tejido adiposo abdominal produce grandes cantidades de leptina, una hormona relacionada con la sensación de saciedad. Los adipocitos también secretan citoquinas, moléculas del sistema inmune que causan inflamación en diversos órganos, lo que aumenta el riesgo de desarollar enfermedades cardiovasculares. Y liberan los exesos de ácidos grasos, los cuales, tras alcanzar el hígado, incrementan los niveles de colesterol LDL o malo. Otra característica poco halagüeña del entramado adiposo es que consume poca energía en comparación con otros tejidos, por lo que necesitamos menos calorías para mantener cada kilo extra de él.

Hay gente afortunada que ocme y no engorda
Conozco a personas que comen de todo, en abundancia, y se mantienen en su peso. Pero son una feliz menoría en esta sociedad obesógena: solo el 10% de al población goza de una constituación genética que les permite ingerir prácticamente cualquier cosa sin engordar. Los demás hemos de controlar nuestra alimentación, en candidad, variedad y calidad: vigilar los hidratos de carbono, eludir las apetitosas grasas trans, volver a frecuentar la fruta, moderar el consumo de alcohol... O comenzar con ejercicio físico nuestro axeso de ingsta. Según los últimos estudios nutrigenómicos, la obesidad es un fallo del triple equilibrio necesario entre la dieta, el ejercicio y la relajación. Y sus riesgos para la salud, no meramente estéticos, son muy elevados.

De la revista "Muy interesante"
Vyara