dimarts, 13 de març de 2012

LA GUERRa DEL RINOCERONTE

El precio del cuerno de rinoceronte rivaliza con el del oro en el mercado negro. Los grupos de furtivos a menudo contratan rastreadores para que encuentren a los rinocerontes, los sigan hasta el anochecer y comuniquen por radio su posición a un cazador, que acude con un fusil. Cuando matan el animal, le cortan los dos cuernos y abandonan el cadáver.Los cuernos suelen venderse ilegalmente a un traficante asiático. Esto ocurre en la reserva privada de caza de Nakavango (Zimbabwe). Desde 2006 se han abatido en el sur de África más de mil rinocerontes, han muerto unos 22 furtivos en tiroteos y ha habido más de 200 arrestados.
Pedro
Fuente: "National Geographic".