dimarts, 13 de març de 2012

El recorte llega al plato

Para comprender bien de que va esta historia hay que imaginarse a un niño que durante el
almuerzo le pide a los monitores si puede repetir.Estos le responden que por supuesto, pero
además están convencidos de que la noche anterior en casa no cenó.
La escena, por cierto, no hay ni que imaginarla en una escuela de un barrio marginal.
Sucede por ejemplo, en el colegio público Joan Maragall d'esplugues, un centro con unas
instalaciones envidiables(amplios patios, alegres dibujos de los niños colgados en las paredes
un equipo docente más solvente).El problema se resume más o menos así.El Baix Llobregat
es la comarca catalana con la renta familiar disponible más baja de catalunya.
No es extraño, así , que 6852 familias reunieran sobradamente las condiciones para acceder
a una beca de comedor escolar al comenzar el curso.
El problema empieza aquí, pues la generalitat decidió limitar a 2,8 millones de euros la partida
destinada a este concepto en el Baix Llobregat. Bastaba una calculadora para deducir a principios
de curso que con esa cantidad no se descubriria la demanda., así que el consejo comarcal,
administración encargada de gestionar este servicio, decidió añadir de sus propios recursos
400.000 euros adicionales . El resultado son 3,2 millones de euros que pese a todo, siguen
siendo insuficientes, de modo que de los 177 días lectivos del curso escolar solo está garantizado
que se pueda servir un plato becado a los niños durante 148 días.
El 11 de mayo se cerrará para los alumnos más necesitados.
Anna