dimarts, 1 de setembre de 2015

LOS SECRETOS PARA QUE LUZCA BELLA

Sí tenemos mucha suerte de contar con un clima tan delicioso en nuestras costas. Mientras en toda Europa son consideradas plantas de interior ficus, palmeras datileras,adelfas, granados,y hasta olivos y cipreses, desde Huelva a Gerona, de Pontevreda a San Sebastian, podemos disfrutarlos al exterior y con presentaciones sublimes, espectaculares. Los ficus de Málaga, Valencia o Cádiz dejan con la boca abierta, igual que las palmeras de Elche, los cipreses de la Costa Brava o los olivos mallorquines. Y todo esto sin contar los cítricos, vaedaderas joyas subtropicales que en España campan felices en todo el Levante. Lo dicho es válido para la buganvilla (Bougainvillea glabra), con la que podemos convivir codo con codo durante nuestros baños playeros, etc, paseos veraniegos, excursiones con vistas al paisaje, etc. Es cierto que en algunas de nuestras regiones del interior peninsular el cultivo de esta especie brasileña es complicado, tanto dentre como fuera de casa; pero en los litorales mediterráneo y atlántico, amplias zonas de Andalucia, Extremadura y Murcia y, por supuesto, en nuestras islas, la buganvilla es una clásica trepadora que engalana muros, patios, enrejados, porches, galerias y todo lo que haga falta, casi sin cuidados, sin dar problemas. MUROS FLORIDOS A todo esto, ¿qué es una bungavilla? Es una especie trepadora, perennifolia, de tallos espinosos que podemos considerar sus madios de anclaje a los paramentos verticales, y hojas ovaladas y brillantes de pequeño tamaño . Florece durante un largo periodo de tiempo, en algunas exposiciones casi todo el año, con unas insignificantes florecillas amarillo-crema. pero la gran atracción de la baganvilla son sus brácteas florales, con textura de papel,en clásicos colores que van del púrpura al naranja, rojo y rosa, y que, al tratarse de una especie trepadora.

Font de Mi jardín        
                                        NATIVITAT