dimarts, 8 d’octubre de 2013

ALEJANDRO MAGNO

Alejandro Magno realizó una gran campaña militar que duró once años y que enfrentó a los griegos contra los peras. La campaña empezó en Grecia y acabó en el río Indo. Al terminarse la campaña, sus guerreros habían recorrido más de 25.000 kilómetros y perdido un total de 750.000 hombres. Alejandro ordenaría quemar ciudades, saquear aldeas, crucificar hombres y violar mujeres, pero movido por su ambición de poder y una curiosidad insaciable también allanaría el camino al comercio con Oriente, difundiría la cultura griega y llevaría la civilización europea a tierras lejanas, fundando más de 70 ciudades. Alejandría, ciudad egipcia, lleva todavía hoy su nombre. ¿Qué movió a Alejandro Magno hacia el 336 a. C. a atacar Persia, el imperio más grande y poderoso de la Antigüedad? La idea era un legado de su padre, Filipo II, quien en el siglo IV a. C. había convertido la dinastía real macedonia en la fuerza militar más poderosa de Grecia. Filipo había logrado dominar las ciudades-estado griegas de Atenas, Corinto y Tebas gracias a la Liga de Corinto. Con la adhesión de todos los griegos a un objetivo común, propuso una campaña de venganza contra los persas, ya que éstos, siglo y medio antes, en las guerras médicas, habían sometido las ciudades costeras griegas de Asia menor y destruído la Acrópolis ateniense. Pero Filipo fué asesinado, víctima de una conspiración. Su hijo Alejandro Magno, con apenas 20 años, se convirtió en rey y jefe de la Liga de Corinto, y adoptó los planes de su padre con entusiasmo. Pedro. Fuente: "National Geographic"