dimarts, 11 de juny de 2013

LOS PRIMEROS AUSTRALIANOS



     Durante 50.000 años los aborígenes fueron los únicos que dispusieron del contienente australiano para ellos solos. Hoy, no llegan al 3% de la población australiana y su estilo de vida se está extinguiendo.
     A los 29 años un aborígen que está en la plenitud de su carrera como cazador, navega de pie en la proa de una barca. Va mirando en el mar a ver lo que ve y marcando el rumbo con el arpón. Otro navegante, Peter, le acompaña y gobierna el motor. Al poco tiempo han cazado una tortuga marina valiéndose del arpón. La tortuga tiene las dimensiones de una mesa camilla. Estos cazadores aborígenes viven en su poblado, un claro rectangular en medio del típico paisaje australiano de vegetación poco densa con árboles aislados. El poblado consta de media docena de viviendas.
     Durante 2000 generaciones, los aborígnes vivieron en pequeños grupos nómadas, al igual que la mayoría de pueblos cazadores-recolectores, desplazándose por la inmensidad de Australia. En 1770 el explorador británico James Cook llegó a la costa meridional de Australia. Los dos siglos siguientes fueron muy malos para los aborígnes. Sufrieron su aniquilación cultural, masacres, epidemias, alcoholismo, integración forzosa y rendición.
     Actualmente la población aborígen de Australia es de más de medio millón, menos de un 3% de la población. Son una de las sociedades más duraderas que ha conocido el planeta. Pero, el modo de vida tradicional aborígen está hoy casi extinguido.

Pedro.
Fuente: "National Geographic".