dimarts, 26 de febrer de 2013

LA CARNE QUE COMEMOS



     Se ha encontrado carne de caballo en los análisis efectuados a productos alimenticios en los no figuraba dicha carne como ingrediente en el etiquetado. Ello ha hecho que las multinacionales Ikea y Nestlé retirasen ayer los productos alimenticios con dicha carne. Por parte de Ikea, las pruebas efectuadas a los alimentos detectaron la anomalía en la República Checa y provocó la decisión de dejar de comercializar inmediatamente las albóndigas en las tiendas de alimentación  de 14 países de Europa, incluída España.
     Los tests efectuados en Praga sólo afectan de momento a uno de los lotes de albóndigas, por lo que la decisión de retirar los alimentos de momento es sólo preventiva. Los resultados de las pruebas que quedan se sabrán los días siguientes.
     En España, se han detectado en los canelones "La Cocinera", de la empresa alimentaria Nestlé, trazas de ADN de caballo en un porcentaje superior al 1%. Superar este límite indica que el producto está adulterado. Por ello Nestlé ordenó también ayer la retirada de seis productos elaborados con carne de vacuno audlterada.
     Estos hallazgos no suponen ningún riesgo para nuestra salud. Lo único, es que pensamos que estamos comiendo carne de vacuno, cuando además lleva carne de caballo.
     Nestlé anunció que los productos se volverán a comercializar cuando se tenga la plena garantía de que sólo están elaborados con carne de vacuno. 


Pedro.
Fuente: "El Periódico".