dimarts, 8 de novembre de 2011

Sabores saludables de otoño

Aguacate para el corazón

Un solo bocado a la sabrosa carne del aguacate permite darse cuenta enseguida de que se trata de una fruta singular, no solo por su sabor y textura sino también por su composición. Aunque escasas, aporta más proteínas que la mayoría de frutas secas (2%), y sobre todo muchas más grasas (23,5%). Estas son principalmente monoinsaturadas, que ayudan a reducir el colesterol. Además, el aguacate es rico en las vitaminas antioxidantes C y E, las del grupo B y la D. La variedad Hass, de piel rogosa y oscura cuando está madura, es una de las que más llega a nuestros mercados en otoño, su momento óptimo.


Clementinas vitamícas


El aroma cítrico de las clementinas su funde en la boca con su delicioso sabor dulce, que junto a su color naranja intenso, su piel fácil de pelar y la casi nula presencia de semillas las convierte en una variedad de mandarina muy popular en la mesa. Las clementinas comparten con otros cítricos su capadad de estimular las defensas gracias a su riqueza en vitamina C (32mg/100g), pero además aportan provitamina A (57mcg), vitamina B1 (0,06mg), calcio (37mg) y potasio (210mg). Como suele comerse entera -y no tanto en zumo como la naranja- , se aprovecha bien la fibra (2%), que se concentra en la pielecilla blanca que recubre los gajos.


La energía dulce y reconfortante del boniato


En los meses fríos este tubérculo no solo reconforta con su pulpa humeante recién salida del horno sino que aporta al organismo abudantes nutrientes. Su dulzor lo delata: después del agua, su componente mayoritario son los hidratos de carbono (24,3%), que se acompañan de bastante fibra (3%). Estos hidratos de carbono -almidón y azúcares por igual- se digieren progresivamente, por lo que proporcionan energía sin producir altibajos de glucosa. Como revela su color naranja , el boniato contiene casi tanto betacaroteno o provitamina A como la zanahoria: una ración de 100 gramos aporta todo el que se precisa al dia. Además aporta pequeñas dosis de minerales y de las vitaminas B5 y B6. Se suele comer asado pero también da un exquisito toque dulce a guisos, rellenos y postres.


Vyara