diumenge, 10 d’abril de 2011

Gaudí. La Salamandra del Park Güell

salamandra guell_2

Habiendo retomado recientemente ciertas investigaciones sobre Antoni Gaudí que vengo realizando de forma intermitente durante la última década, vuelvo a encontrarme por enésima vez con las más absurdas, increíbles y peregrinas explicaciones sobre el significado de sus creaciones y el simbolismo de estas, que propagadas por ciertos sectores que no puedo sino calificar de “oficialistas” y “catolicistas”, son repetidas como mantras en las más diversas publicaciones desde hace años, siendo estudiadas y consideradas verdades inmutables, cuando cualquier persona, sin ser especialista en arte o arquitectura, puede observar dichas creaciones con sus propios ojos y decidir en un segundo qué es lo que está viendo.

Esto sucede y ha sucedido desde siempre en la mayoría de obras de Gaudí, pero en el caso del Park Güell el absurdo y la ceguera, intencionados o no, llegan a unos extremos que más que preocupantes ya alcanzan la aberración pura y dura.

Uno de los iconos más conocidos y por ello más explotados comercialmente del arquitecto catalán es la salamandra situada en la escalinata de acceso al parque.