dimarts, 8 de març de 2016

Historia

Un jiráfido que vivió hace un millón de años

EL MAYOR RUMIANTE DE LA HISTORIA

Su nombre, Sivatherium giganteum; su hábitat, las estribaciones del Himalaya: su periodo vital. hace más de un millón de años. Los fósiles de este mamífero extiguido se descubrieron en el siglo XIX: ahora, este viejo pariente de las jirafas vuelve a la actualidad por la primera reconstrucción rigusa de su esqueleto. realizada por científicos británicos. Su trabajo ha permitido desechar las hipótesis que atribuían a este animal el tamaño aproximado de un elefante africano, pero ha puesto de manifiesto que los encontramos ante el mayor rumiante conocido.
Herbivoro bestial. Los cálculos a pertir de los restos óseos, hechos con técnicas modernas de volumetría, han permitido estimar la masa de un ejemplar adulto en unos 1.246 kg de media, con topes que rondarían los 1.800.
Recunatrucción del Sivatherium giganteum. El gran tamaño de este peculiar pariente de las jirafas era uno de sus problemas, ya que lo obligaba a ingerir enormes cantidades de comida.

ASTURIAS

Cinco de sus cuevas son patrimonio de la humanidad
Asturias, paraíso del arte paleolítico

Entre el 35.000 y el 9.000 a. C., los hombres plasmaron en algunas cuevas de lo que hoy es Asturias una antología de pinturas y grabados de ciervo, caballos, bóvidos, mamuts, motivos abstractos y figuras antropomorías. En sus paredes hubo sitio hasta para un cetáceo (en la cueva de Tito Bustillo, Ribadesella). Los expertos aún debaten el significado de esas primitivas expresiones de cretividad, pero una cosa es cierta: aquellos grupos de cazadores y recolectores del Paleolítico superior nos legaron un conjunto de museos que construyen unos de los mayores atractivos del Principado y uno de los grandes centros de arte rupestre europeo.
Vuaje a la prehistoria. Además, del Parque de la Prehistoria de Teverga, Asturias posee cinco cuevas declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco: Tito Bustillo (Ribadesella), la Peña (Candamo), Llonín (Peñamerella Alta,. La Covaciella (Cabrales) y El Pindal (Rivadededeva). ejemplos del variado repertorio iconográfico y la diversidad de técnicas y estilos de nuestros antepasados.
El Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. casi al pie de la cueva, permite comprender uno de los yacimientos arqueológicos más revelantes de toda la Europa. La pagina (www.turismoasturias.es) alberga todas las posibilidades para descubrir este patrimonio mundial.

Desde la revista "Muy Interesante" Vyara