dimarts, 23 de febrer de 2016

La balada del viejo rebelde

Yo soy fuerte porque
nunca he tenido reparos
para mostrar mi debilidad

Soy valiente porque
no he tenido miedo
de reconocer mi cobardía.

Supe lo que era la felicidad
porque jamás me resistí
a aceptar la desdicha.

No cerré mis ideas
a la crítica
porque esta las enriquece.

Nunca defendí el prestigio social.
no quise ningún disfraz
que oscureciera la luz.

He luchado por la justicia
usando la fuerza contra el  poderoso,
la ternura con el débil.

He sido soñador,
porque nací demasiado mayor
para ser realista.

Llegué a conocer el sentido del mundo
cuando supe olvidarme
de mi propio ego.

Me he hallado a mi mismo
porque supe estar allí
donde alumbraban los rayos de la plenitud.

Me he mostado desnudo
porque no quise
ocultar mis sentimientos.

He estado en paz conmigo mismo,
sin necesidad
de dominar a nadie.

Nada me ha vencido.
ni el temor a la muerte,
pues siempre estuve listo para marchar.

Mi testamento estaba escrito:
La promesa de que sin nada se irá
aquel que sin nada nació.

                                                        Pako Aristi.
                                  (Poemas robados al agua)