dimarts, 20 de gener de 2015

SOMBRA, SUELO, ÁCIDO.... Y ¡ A FLORECER

En zonas subáridas de Estados Unidos y México crece uno de los milagros de la naturaleza, el chaparral (Larrea tridentata). Se trata de un arbusto que forma coronas de peanas y raíces de muchas ectáreas (enormes corros de la patata), con hojas suculentas, preciosas florecillas amarillas y una altura siempre escasa, ya que está sometido al régimen de incendios de la zona. En otras partes del mundo se denomina chaparral a otras especies bajas (en España, a las matas de encinas), pero ninguno es tan importante como el de Larrea. Baste decir que existe un chaparral en San Bernardino (California) con una edad de ¡12.000 años!, constituyendo unos de los seres vivos más viejos del planeta. No podemos negar la enorme belleza de un chaparral, pero los corros de patata más bellos del planeta están compuestos de rododendros. La mayor parte del especies de género Rhododendron proviene del lejano oriente, aunque muchas se encuentran naturalizadas en Europa, con muchas zonas de España incluidas. A las especies naturalizadas se les considera en muchos casos auctóctonas y se las respeta y protege como a tales. De todas formas, nosotros tenemos rododendros autóctonos. Al rododrendo se le conoce tambíen como rosa de los Alpes, y existen dos especies, Rhododendron Ferrugineum y R. chrysantum que proceden de Centroeuropa, alcanzando esta zona al norte de España. ESPECTÁCULO PICTÓRICO Aqui, en los bosques de influencia atlántica y mediterránea húmeda, los rododendros se acumulan en torno a pinos, hayas, robles, carpes, castaños (a todos ellos les gusta el suelo algo ácido) y forman un collar rojo, amarillo, rosa... A la sombra de los árboles, en suelo ácido y riegalo con agua sin cal, los macizos de rododendros conseguirán verdaderos espectáculos dignos de la exposición pictórica más rimbombante. NATIVITAT :.Font de mi jardín Ceanothus chaparral