dimarts, 15 d’abril de 2014

Noticias de animalitos

Los gatos lobos
Una nueva raza de gatos ha surgido por mutación genética de la raza esfinge, responden al nombre de lykoi, término griego con el que se designa a los lobos, ya que su peculiar aspecto recuerda a estos animales. Esto se debe a que los gatos lykoi poseen una aperiencia similar a la tradicional representación cinematográfica del hombre lobo, con el cuerpo cubierto de vello a excepción del rostro y orejas. A pesar de su extraña apariencia, los lykoi son igual de traviesos y cariñosos que el resto de gatos domésticos, aunque algunos de los criadores que intentan extender la nueva raza aseguran que poseen un comportamiento ligeramente canino.

Aparato que traduce los pensamientos de los perros
Un equipo de inventores ha desarrollado un aparato que traduce los pensamientos de los perros en palabras. Según explican los creadores en la página web del producto (www.nomorewoof.com), para llevar a cabo este proyecto se ha usado la última tecnología en mocroinformática y electroencefalografía, sistemas que permiten analizar los patrones de pensamientos de los animales. Se trata de una especie de cascos que utilizan las más avanzadas técnicas para captar lo que el perro quiere decir. Este aparato transporta los pensamientos como un enjambre de señales eléctricas a través de sensores de encefalogramas capaces de descifrar esta acividad. Luego una interfaz compotadorizada los convierte en palabras, que salen por un altavoz acoplado al aparato. Entre estos patrones, los más comunes encontrados son: "Estoy cansado", "estoy emocionado" y "tengo hambre".


Perro Anti cerveza
Sin duda alguna este perro es el ideal para para que personas con problemas de alcohol tengan la solución a sus problemas, y es que el perro literalmente te impide coger una cerveza. Su dueño. J. Kauffman, de Munich, le ha enseñado a gruñir y enseñar los dientes cada vez que trata de dar un trago de cerveza. El dueño el perro tenía un problema  de alcoholismo y decidió, en lugar de acudir a alcohólicos anónimos, llevar su perro a adiestrar para rechazar la bebida. Por lo que sabemos, Kauffman está muy contento porque ahora, dice, se ha librado de los amigos gorrones que siempre están pidiendo que se les invite a unas cañas.

Vyara desde la revista "Pelo Pico Pata"