dimarts, 1 d’abril de 2014

Beyoncé funde feminismo y erotismo en el palau sant jordi

La diva quisó ver el clásico
¿Quién habria dicho que entre las miles de personas que se atricheradaron, la noche del domingo, en bares
o restauraron, la noche del domingo, en bares o restaurantes con pantalla gigante de Barcelona gigante de
Barcelona para sufrir el Real Madrid -barca figuraría la mismísima Beyoncé?Solo que la diva no eligió un
reservado de un restaurante club de moda del paseo Marítim, el Carpe Diem Loung Club(CDLC),Para
ver el derbi a lo grande .Y de paso Marítim el Carpe Diem Loung Club (CDLC), Para ver el derbi a lo
grande.Y de paso remató la velada con cena y varias horas de baile y risas entre amigos.
La cantante, que se aloja en el Hotel Arts-a pocos metros del local-apareció rodeada por suequipo de
seguridad, que no la abandonó ni para ir  al baño y cuestionó como si se tratara del papa la zona donde
se instaló con su marido, el rapero jay z.Les acompañaban un reducido grupo de amigos y algunos bailarines del show les twins.Ocuparon un espacio que permite su uso privado conocido como Mocco, protegido por
una amplia cortina negra y se instalaron cómodamente a ver un partido a través de un gran proyector.Si la
artista no es culé, esa noche lo fue, porque el grupo celebró los goles de los azulgrana con entusiasmo, mientras iban devorando un ágape compuesto por platos variados que iban del sushi a las hamburguesas,
pasando por diversas tapas para compartir y un amplio repertorio de cócteles.Beyoncé no iba vestida de
fiesta.ya que lucía ropa informal y sin taconazos, pero sucumbió a una noche de marcha.
La celebración que monta el club cada domingo, de sonido rb, le vino como anillo al dedo al grupo.
Entre la música negra que escucharon hasta las tres de la mañana no faltaron varios hits de la pareja,
aunque la concurrencia no pudo disfrutar de los contoneos de su potente cadera, blindados por la cortina.