dimarts, 5 de novembre de 2013

CUERPO SANO Y MENTE SANA






     La buena alimentación, además de ayudar al cuerpo, mejora el estado anímico e incluso reduce el riesgo de padecer enfermedades. Una dieta sana y equilibrada, además de participar en el buen funcionamiento del cuerpo, también mejora el estado anímico. Hay alimentos que producen más bienestar que otros. Al comer determinados alimentos el cerebro libera unas hormonas llamadas endorfinas que favorecen el estado de ánimo y aumentasn las sensaciones placenteras.
     Las vitaminas, además de para la salud física, también son importantes para la salud mental. Su falta nos puede traer sensaciones como tristeza, pérdida de energía, carencia de interés o pérdida de apetito. Es importante incluir en las dietas frutas con vitamina C, que ayuda a reducir el cansancio.
     Una deficiencia de vitamina B afecta al humor, y al tomarla aumenta la energía y mejora la concentración y la memoria. Alimentos como el hígado, el pescado azul y la yema de los huevos son ricos en esta vitamina, al igual que los cereales integrales, los frutos secos, las legumbres y las hortalizas.
     La leche y sus derivados también se han de incluir en una dieta sana, ya que al igual que las almendras y las avellanas tienen mucho magnesio.
     Consumir judías y carne de buey, también es importante para el aporte de zinc. Con ello se evita un retardo en los procesos mentales y la sensación de cansancio.
     El chocolate es un alimento antidepresivo que tiene efectos calmantes y produce sensación de biennestar.
     Además de combatir los síntomas de la depresión con una buena alimentación, el ejercicio físico también desempeña un papel importante en el tratamiento de enfermedades como la depresión, pues ayuda a la reconstrucción y a la relajación mental. Es el mejor tranquilizante de la naturaleza, pues aporta sensación de calma y redure el sentimiento de desamparo.

Pedro.
Fuente: "El Periódico".