dimarts, 30 de juliol de 2013

LA IRRESISTIBLE ATRACCIÓN DEL AZÚCAR

Si el azúcar es tan malo para nuestra salud, ¿por qué nos gusta tanto?. Es debido a que el azúcar al pasar al torrente sanguíneo estimula en el cerebro los mismos centros de placer que responden a drogas como la heroína y la cocaína. Todos los alimentos sabrosos lo hacen, pero el azúcar tiene un efecto muy pronunciado. En este sentido, es una droga adictiva. Pero, ¿por qué evolucionó nuestro cerebro para reaccionar de forma placentera a un compuesto tan dañino?. Según un estudioso, Richard Johnson, la respuesta está en nuestro pasado como simios, cuando el ansia de consumir fructosa habría sido la clave para la supervivencia de nuestros antepasados simios. Hace unos 22 millones de años, los monos que vivían en los bosques lluviosos africanos se alimentaban todo el año de la fruta que encontraban en los árboles, dulce por su contenido en azúcar natural. Cinco millones de años después hubo un cambio climático hacia más frío. Retrocedió el nivel del mar y de ahí surgió un brazo de tierra que algunos simios atravesaron para salir de África. Estos simios nómadas se establecieron en los bosques lluviosos de Eurasia. El enfriamiento continuó avanzando. Llegaron épocas de hambre y en algún momento se produjo una mutación en alguno de aquellos simios. El portador de esa mutación procesaba la fructosa con una efcacia muy grande. Incluso se volvió capaz de almacenar pequeñas cantidades en forma de grasa, lo que le permitiría sobrevivir mejor durante los meses de inviverno de escasez. Se supone que un día aquel mono, con su gen mutante y su apetito por el azúcar de la fruta, regrasó a África y se convirtió en el antepasado de los sismios actuales, incluido el homo sapiens que expandió por todo el mundo su pasión por el azúcar. Aquella mutación fué tan fundamental para la supervivencia que sólo sobrevivieron los animales que la tenían, por eso hoy la presentan todos sos simios, incluídos los humanos. Pedro. Fuente: "National Geographic".