dimarts, 2 de juliol de 2013

EL GRAN CANAL DE CHINA


     Hace 1400 años una obra colosal de ingeniería comunicó el norte y el sur de China. Hoy todavía sigue en uso.
     Las barcazas que surcan las aguas del Gran Canal de China llevan un código de letras y números estampados en un costado. Estas barcas llevan 14 siglos vertebrando el país y facilitando el transporte de cereales, sodados e ideas entre el corazón económico del sur y las capitales políticas de norte de China.
     Los ríos principales de la antigua China van de oeste a este, y el antiguo emperador Yang quiso subsanar aquella limitación geográfica. Buscaba el modo de llevar arroz desde la fértil cuenca del Yangtse hacia el noroeste para abastecer su corte y, sobre todo, sus ejércitos que combatían con las tribus nómadas.Para conseguirlo los funcionarios imperiales pusieron cerca de un millón de obreros forzados a trabajar en la primera sección del canal. El coste en vidas fue muy alto, muchos aldeanos murieron de inanición, porque como casi todo el mundo trabajaba en el canal, no quedaba quien recogiese las cosechas.
     El canal, además de una vía de transporte de grano, era también un potente símbolo político. El Gran Canal era también un encrucijada cultural. Cuando los emperadores lo visitaban para inspeccionar los sistemas de diques entraban en contacto con las costumbres regionales que a veces acababan adoptando.



Pedro.
Fuente: "National Geographic".