dimarts, 18 de setembre de 2012

PANDAS: TESOROS ENTRE EL BAMBÚ


     Es muy difícil ver al oso panda gigante  en libertad, en su hábitat originario y aún lo es más identicar los ejemplares de forma individual. Por ello, para hacerlo los rastreadores recogen las heces y las guardan para analizar su ADN  y poderlas atribuir a cada  ejemplar concreto.
     En el último censo hecho en 2004 constaban sólo 1596 ejemplares. Se estima que originariamente la distribución de esta especie se extendía por toda China, llegando al norte de Myanmar y Vietnam.Los últimos pandas gigantes en estado salvaje están hoy dispersos en unos 14.000 kilómetros cuadrados. La gran mayoría de ellos habitan en una de las provincias con más población humana de China. Para salvaguardar la existencia del panda es muy importante la conservación de los bosques templados en donde vive.
     El panda ha logrado sobrevivir sin problemas durante sus ocho millones de años de existencia hasta que se ha visto enfrentado a una gran presión por parte del ser humano. En China la expansión demográfica humana es muy grande y los nuevos asentamientos humanos se propagan rápidamente por el territorio, incluyendo también las reservas naturales donde vive el oso panda. Cuando el panda ha visto amenazado su hábitat se ha visto obligado a desplazarse optando por lugares situados a mayor altura. Debido a que el 99% de su dieta está basada en el bambú no puede desplazarse hacia cualquier parte.


Pedro
Fuente: National Geographic.