dimarts, 18 de setembre de 2012

Noticias

¿Responsable de muchas neurosis?

Un diminuto protozoo va camino de convertirse en el parásito más famoso y extraordinario del mundo. Toxoplasma gandii es un organismo unicelular cuyo ciclo vitual se origina en los gatos para, luego, pasar a otros mamíferos o aves y regresar de nuevo a los felinos. Todo comienza cuando un minimo infectado deposita sus heces, que contienen grandes candidades del invasor, y cuando un ratón-o una persona-entra en contacto con ellas y se contamina. Lo más sorprendente es que este diminuto ser es capaz de alterar el comportamiento de su anfitrión. En el  caso de los roedores, estos pierden su miedo natural a los gatos: incluso, se sienten atraídos hacia elllos. Así, el toxoplasma consigue poner la presa en la boca del felino, para que se infeste.
Cuestión de carácter. Su éxito reside en poder vivir dentro de miles de especies, incluida la humana. millones de personas están infestadas por este protozoo, que adquieren por contacto con el suelo, agua o carne contaminados. los primeros síntomas de la de la toxoplasma son parecidos a los de la gripe. Luego, el inquilino se mantiene en un estado latente y sintomático. Dado, que, a veces, se aloja en el celebro, algunos cientificos lo han relacionado con una mayor incidencia de esquizofrenia. Otros han buscado indicios  de cambios en la personalidad en sujetos parasitados.

 ¿Dónde vive el quetzal?

Esta ave tropical es el símbolo nacional de Guatemala - aparece en su bandera y da nombre a su moneda - y fue un pájaro mitológico de las culturas prehispánicas. Su  hábilidad son los bosques húmedos de altitud - entre 1.000 y 3.000 m - situados en los países de América Central; México, Guatemala, Honduras,El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. El ave pertenece a la familia de los tragones y la especie más representativa es el Pharomacrus moccino o quetzal mesoamericano o guatemalteco. Enm general, se alimenta de frutos y de insectos, ranas, lagartijas y caracoles, a los que avista desde las ramas de los arboles. Tanto las hembras como los machos miden entre 35 y 40 cm, pero estos últimos cuentan además con una cola de 60 cm formada por un plomaje de varios colores, con predominio del verde. Además, en al cabeza lucen un acresta corta y peluda. En cuanto a su conservación, la población de quetzales ha menguado debido a la pérdida de su hábitat y al mercado de plumas, por lo que se considera una especie amenazada.

Desde la revista "Muy Interesante"
Vyara