dimarts, 25 de setembre de 2012

HONG KONG: A LA SOMBRA DE CHINA



     La ciudad de Hong Kong bañada por el mar al sur de China, con poco terreno llano disponible es la que mayor número de rascacielos tiene del mundo. Hong Kong es como una ciudad flotante. Antiguamente fue pueblo de pescadores, guarida de piratas y colonia británica. En la actualidad es una región administrativa especial de China que se está transformando ante la fuerte presión económica y cultural. Consta de más de siete millones de habitantes. En Hong Kong se ha pasado en unos años de una fuerte ambición adquisitiva  a una profunda desconfianza acutal debido al papel de China. Hong Kong teme ver desaparecer su esencia.
El producto interior bruto per cápita en Hong Kong es el décimo del mundo pero la brecha entre ricos y pobres también es de las más altas. 
     Hong Kong se construyó basado en un tipo de comercio global y debe su nacimiento al opio. En el siglo XIX Hong Kong fue avistado por comerciantes británicos que remontaban el estuario del río de las Perlas para intercambiar un cargamento de opio en la India. En la primera guerra del opio en 1839 se proclamó el fin del comercio del opio por parte de occidentales a lo que el imperio británico respondió llevando sus barcos de guerra cerca de Pekín. En las negociaciones subsiguientes el superintendente del comercio británico en China  reclamó Hong Kong debido al posible beneficio de su puerto. Hong Kong pasó entonces a ser colonia británica. Bajo el gobierno británico se construyeron muchos edificiios y el puerto de Hong Kong se convirtió en punto de tránsito obligado para el comercio con China. Lo que realmente transformó Hong Kong en un centro del capitalismo industrial fue su resistencia a la revoluciòn comunista china de 1949.


Fuente: "National Geographic"
Pedro.