dimarts, 18 d’octubre de 2016

Hi-Tech tecnologia Novedades 18/10/2016

Un anillo para conectar corazones a través del mundo
Una app, un smartphone, conexión a internet y un par de anillos HB Ring es todo lo que necesitas para saber siempre que lo desees y al instante cómo late el corazón de tu pareja, aunque esta se halle al otro lado del mundo o enclaustrada en una reunión interminable.
Lo único que tienes que hacer es darle un leve toque al anillo, y este enviará al de tu media naranja una señal. Los sensores del suyo captarán su frecuencia cardiaca y la enviarán al tuyo, donde se mostrarán mediante una banda luminosa. Y viceversa, claro, aunque la cosa puede dar lugar a malentendidos ("¿se ha muerto o es que no tiene wifi?").
Un anillo parpadeante puede hacerse sentir como un Frodo del siglo XXI, pero sus creadores de la firma The Touch prefieren venderlo como una herramienta tecnológica de conexión sentimental a través del tiempo y el espacio. Y además es muy sólido, como atestiguan los materiales que lo componen: acero inoxidable, una capa de cristal de zafiro y, si lo deseas, oro rosa.
Resultado de imagen de el anillo HB ring


Resultado de imagen de el anillo HB ring                                                               
Obi, un amigo en la mesa
Enfermos de párkinson, afeciados por un ictus, parálisis cerebral o lesiones de columna. Para algunas personas, llavarse la cuchara a la boca es una tortura, o un imposible. Ayudarlaas es la tarea del brazo robótico Obi, programable según diferentes necesitades. ¿Cómo funciona? Un cuidador separa la comida en cuatro recipientes, y el usuario puede alimentarse gracias a una interfaz simple: un botón mueve el brazo entre los platos, y otro selecciona la comida, hunde la cuchara en ella y lleva una porción a la boca.
Resultado de imagen de el robot Obi 

El primer robot blanco y autónomo
Nos encantan los robots rigidos y duros como el acero, pero los blancos y flexibles los superan en versatilidad, y más si son autónomos y no integran componenetes electrónicos.
Es el caso de Octobot, desarrollado por investigadores de la Universidad de Harvard e inspirado en la elasticidad y adaptabilidad de los pulpos.
Pequeño e impreso en 3D, no integra elementos como baterias o circuitos, y presenta una gran novedad: no se controla a través de un cable; como es el caso de los demás.


Resultado de imagen de el robot Octobot                                                             

Desde la revista "Muy interesante" Vyara