dimarts, 27 d’octubre de 2015

LA ORACIÓN DE LOS VIERNES

Por la calle de amargura va la virgen preguntando, si han visto a su hij0, a su hijo muy amado. Si señora que lo han visto que por aquí ha pasado. Con una cruz en los hombros y una cadena arrastrando. Caminemos Magdalena, caminemos al calvario que por pronto que lleguemos, ya lo habrán crucificado. Ya le ponen la corona, ya le clavan los tres clavos, ya le lanzan la lanzada a su debido costado. La sangre que derramó está en un caliz sagrado y el hombre que se la bebe de Dios esta perdonado. Quien dirá esta oración todos los viernes del año sacará un alma de pena y la suya de pecado. Quien la sabe no la dice, quien la oye no la entiende y a la hora del juicio no sabe lo que se pierde.