dimecres, 13 de maig de 2015

propuestas para una escuela en el siglo xxi

la educación es una búsqueda: busqueda de la propia identidad, búsqueda de un futuro próspero, búsqueda de una sociedad mejor, búsqueda de la sabiduría, de la verdad, de la justicia, Educar es acompañar en esa
búsqueda y aprender es acometer esta aventura que durará toda la vida.
Para esta búsqueda necesitamos, como en tantos otros empeños y compañeros de viaje, guías y herramientos para el camino.La aventura de educarse y educar, la más importante que ha cometido la
humanidad que todo esté preparada para el camino(ah itaca) sea provechoso y para el camino pueda ser
finalmente alcanzado.
Este comienzo de siglo, además , se empeña en ser la bisagra para algo distinto. Además, se empeña en
ser la bisagra para algo distinto. Desde aquel 11 de septiembre de 2001 todos supimos que la historia no
había acabado y la crisis de 2008 ha venido a demostrarnos que todo está por hacer: no es posible
establecernos en una vida contemplativa del Estado de bienestar, sino que toca defenderlo y mantenerlo vivo y sano para  nuestra generación y para las venideras.
En educación también vivimos un momento de cambio. No solo el trasiego de leyes que acompaña a los
cambios de gobierno en nuestro país nos mantiene en vilo, sino que amenazan y cambios raciones en
torno a la educación nos fuerzas a estar alertas y preparados. Algunos cambios son positivos, otros son
negativos, todos son negativos , todos son ambiguos y no es fácil ver hacia donde nos conducen.
La obra que aquí presentamos se adentra en estos espacios de incertidumbre para iluminarlos.
Cuando muchos parecen estar dispuestos a bautizar la escuela también como un no-lugar en el que todo es cuestionable y revisable desde una mirada crítica t proactiva a muchos de las grandes cuestiones de la
escuela contemóranea y proponiendo líneas de actuación concretas, probadas en múltiples situaciones
y contextos educativos.
Así, pues, no es el momento de la demolición de la escuela, sino de su afianzamiento. No necesitamos
menos escuela, sino una escuela mejor, más radical, más expandida, más entroncada con la vida de nuestros estudiantes y con la sociedad.Si quieres encontrar propuestas para aometer esta tarea, creo que en este libro podrás encontrar ideas experimentadas y válidas.En relidad, no estás ante un libro,estás ante una invitación a la acción. Te animo a que aceptes la invitación y hagas tu propio camino: no estás solo,
caminamos contigo.