dimarts, 26 de maig de 2015

LA AFELANDRA

Dificil... , pero ¿ a que no se te resiste? Sus atractivas nervaduras de color crema recorren una impresionantes hojas para acabar en unas brillantes y exuberantes flores amarillas. Toda una belleza, que requiere unos cuidados muy concretos para perdurar toda la temporada. ¿Te atreves con ella ?
A esta preciosidad que ves a la derecha, de nombre conocido por todos afelandra (Aphelandra squarrosa), no vale cualquier cosa. Resulta algo difícil que esa belleza tropical, de origen brasileño, subsista fuera del invernadero. Tiene sus complicaciones, si, pero este mes nos van los retos. Por eso la hemos elegido. Y por más razones: por el encanto de sus brácteas amarillas en forma de espiga y porlos nervios de las hojas realzados con preciosas franjas de color crema. Si le coges el truco, no habrá planta que se te resista. Antes de empezar a diseccionar sus cuidados, tienes que saber tres cosas que la afelandra no soporta: el ambiente seco, el encharcamiento y el frío.Cuando le falta humedad, se toma la justicia porsu mano y empieza a tirar hojas, perdiendo gran parte de su atractivo. ¿Como se arregla eso? Colocándola en un plato hondo o macetero con una capa de guijarros, perlitas o cantos y echar agua sin que llegue a tocar la planta. Y también puverizando a menudo las hojas con agua (no las flores, durarian menos). El compost debe estar ligeramente húmedo pero sin enharcar las raíces. Y la temperatura del agua de riego tiene que ser similar a la de la habitación donde se encuentre. Como todas las plantas tropicales, además de una humedad elevada, necesita un ambiente cálido. Es conveniente crear para ella un microclima en el que se sienta cómoda, con una temperatura agradable, sin muchas variaciones entre el día y la noche. Por eso, estar cerca de una calefacción no le molesta, siempre y cuando el entorno tenga el grado de humedad suficiente.


Font de mi jardín              NATIVITAT