dimarts, 24 de març de 2015

El león de los primates

Entre los riscos que cortan como un cuchillo el Parque Nacional de Simien, en Etiopía, se encuentra el último reducto del gelada, uno de nuestros parientes melenudos más espectaculares y enigmáticos.

Reyes de la montaña
La espesa melena es la seña de identidad de los machos de Theropithecus gelada, unos cercopitecos o monos del Viejo Mundo que pueden alcanzar los 20 kilos de peso. Suelen vivir en grupos reducidos formando por entre uno y cuatro machos, una docena de hembras y sus crias, aunque a veces organizan pandillas con centenares de individuos para alimentarse.
Nuestros primos hermanos
Los sonidos que emiten estos animales cuando se comunican, roncan o gimen son sorprendentemente parecidos a las vocalizaciones humanas. Además, poseen pulgares oponibles, lo que les permite manipular las hierbas de las que se nutren.
Un lento declive
Las poblaciones de estos primates decaen. Según la Unión Internacional para la Concervación de la Naturaleza, sobreviven 200.000.
¿Quién dijo vértigo?
Los geladas se desenvuelven con gran agilidad entre los picachos y farallones que habitan, donde incluso duermen sin problemas.
                                                   
Gelada
13. Gelada male 5

Vyara desde la revista "Muy interesante"