dimarts, 7 d’octubre de 2014

Con frecuencia, saltan alertas al detectarse niveles altos de mercurio en pescados grandes. Niños y embarazadas deben evitarlos

Hace unas semanas, un estudio de asociación de consumidores italiana Altroconsumo llamó la atención sobre el hecho de que el 20% de las muestras de pescado analizadas superaban los límites de mercurio. Este metal se encuentra de forma natural en el suelo, el agua, las plantas y los animales, pero las actividades humanas como la incineración de basuras el uso de combustibles fósiles elevan sus niveles en el medio ambiente. Una vez que entra en la cadena de alimentación los grandes depredadores marinos terminan acumulándolo en sus tejidos. Para la salud humana, el mayor riesgo del mercurio es que afecta al desarrollo neuronal el embarazo es el periodo más sensible. Sin embargo, el pescado es indispensable en la dieta y no dejar de tomarlo. Para reducir riesgos, la clave está en variar de especies y dar preferencia y de las talla pequeña. revista Ocu. sole