dimarts, 21 de gener de 2014

Rukhsar, la última enferma

Una niña de 4 años que vive cerca de Calcuta es la última menor diagnosticada de polio en India
La OMS certificará la erradicación tras tres años sin detectar ningún caso

Rukhsar Khatoon, de cuatro años, es la última niña india de la que se tenga constancia contagiada de poliomielitis, una enfermedad que afecta al sistema nervioso y puede provocar parálisis. El 13 de enero de 2011 fue diagnosticada y, desde entonces, no se ha registrado ningún caso nuevo en el país. Tres años el tiempo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera necesario para declarar la enfermedad erradicada. En marzo, tras analizar los últimos estudios, la India será oficialmente un país libre de pollo.
  <<Rukhsar empezó a vomitar y a tener diarrea, así que fuimos al médico local que le puso tres inyecciones porque pensó que era un problema del hígado.>>, cuenta a EL PERIÓDICO el padre de la pequeña, Abdul Saha, de 28 años. No era un problema del hígado. <<La pierna derecha se hinchó y empezó atorcerse y fue entonces cuando supimos que era algo más grave>>, recuerda sentado frente a su casa en la aldea de Shapara, a 30 kilómetros de Calcuta.
    Tres meses más tarde se le diagnosticó, poliovirus tipo 1. Todo ese tiempo, su madre, Sabeda Bibi Saha, estuvo a su lado en el hospital. Abdul se quedó en la aldea para no perder los pocos ingresos que tienen tejiendo saris, prendas de ropa femenina por las que sacan unas 800 rupias.
    Ahora la timida Rukhsar vive una vida normal. Crece, juega y sonrie como la hacen el resto de sus amigos. Su cojera ni siquiera se nota. <<Está muy bien pero, cuando corre, a veces le duele la pierna y se cansa pronto<<, dice su padre con la niña en brazos para añadir: <<Aquí no hay médico de polio y cuando le duele no podemos hacer nada>>.

Aversión a la vacuna
A pesar de los riesgos, hay padres que aún hoy se niegan a vacunar a sus hijos. <>, afirma Sankari Gayen, trabajadora del Servicio Integrado de Desarrollo Infantil (ICDS), un programa estatal de asistencia médica a menores de seis años. <>, explica Gayen. Ella, vecina de la zona , sabe que lo único que funciona es darles <<regalos>>, como gafas de sol o bolígrafos. Solo así acceden a vacunar a sus hijos.

Vyara desde "El periódico"