dimarts, 12 de gener de 2016

LAS ABARCAS DESIERTAS

Por el cinco de enero,
cada enero ponia                                               
mi calzado cabrero
a la ventana fria.                                                
                                                                            
y encontraban los dias,
que derriban las puertas,                   
mis albarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve reatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el rio,
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocio.......
                                      Miguel Hernández