dimecres, 28 de maig de 2014

Hechicería versus miedo

Cuenta una persona, que vivió una situación de chantaje emocional: Mi separación matrimonial se convirtió en un autentico calvario, hasta el punto de que mi exmarido, amigo intimo de un brujo africano, me amenazó con dañarme empleando la hechicería. Al principio no hice demasiado caso, pero a medida que iban pasando los días se fué apoderando de mí el pavor. Empecé a sufrir pequeños acidentes domesticos, me robaron la cartera, no lograba descansar por las noches, y bajó mi rendimiento en el trabajo, a tal punto que temí ser despedida. Aconsejada por un familiar acudí a un sicólogo transpersonal, que me convencíó de que se trataba de sugestión, así acabé por tranquilizarme, y las cosas mejoraron mucho.

Alfonso
Extraido de la revista Año Cero.